¿Fin de ciclo?: comienzo de otro ciclo Gallardo

La dura derrota ante Mineiro revivió a los oportunistas de siempre. Con el Muñeco al frente, River volverá a reinventarse y armará desde las bases que tiene, una nueva era, no duden de eso.

La derrota de ayer de River fue sin dudas dolorosa. Por el resultado, y por las formas. Dio la impresión que por primera vez en el ciclo Gallardo, el Millonario no estuvo a la altura en la Copa Libertadores. Y es cierto, y hasta el propio Muñeco aceptó la diferencia que se dio entre ambos equipos. River, es cierto, tuvo unos buenos 45 minutos iniciales en el Monumental, y encendió las esperanzas hasta el 0-1 en el Mineirao.

Ahora, un resultado no cambia la historia. Como dijo el propio Gallardo en su momento: “Que la noticia no tape la historia”. De todas formas, el propio DT sabe que hay bases para comenzar un nuevo ciclo, otro dentro del mismo. Porque sin dudas, el principal refuerzo que necesita River es que el DT siga al frente. Y tiene material para hacerlo, sin dudas.

Alguna vez el propio Gallardo dijo que el mejor antídoto para una victoria es una buena derrota. ¿Por qué? Simplemente porque debemos entender que convivimos con las victorias y las derrotas. Ni sos invencible cuando ganás, ni sos el peor cuando perdés. Eso está mas que claro.

Pero, es cierto que River desde la derrota con Flamengo no volvió a ser el mismo, y el propio DT lo sabe. También es cierto que hubo momentos de muy buenos rendimientos aunque el final fue amargo. Pero River desde Lima a hoy está atravesando por un proceso de transformación que, estoy seguro, dará sus frutos. Se fueron jugadores claves, es cierto, pero hay muy buenos proyectos. Sería utópico pensar que con esos proyectos podías tener resultados inmediatos.

Vamos por parte: pese a que algunos quieran instalar que no, ayer quedó demostrado que River tiene arquero. Franco Armani es una bestia. Puede cometer errores, obvio, pero sin dudas es un aquero hecho para River: aparece en las difíciles. Será hora, eso si, de mirar un poco para abajo y comenzar a foguear a Franco Petroli, y por qué no, también a Leo Díaz.

En defensa si algo tuvo este River es una buena noticia: la dupla Díaz – Martínez ha sido segura en casi todos los partidos. Será una tarea a futuro la de retenerlos. Fabrizio Angileri es un enorme lateral izquierdo, pero habrá que ver si continuará o no. Y el lateral derecho también es otro tema a ver: Casco es garantía, y Vigo seguramente con ritmo puede estar a la altura de lo que necesita el cuerpo técnico. En inferiores hay buenos proyectos por izquierda, pero por derecha quizás sería bueno buscar alguna opción para tener mayor competencia.

En el medio, ayer, pese al panorama negro que tuvimos hubo una buena noticia: Enzo Fernández. Pudo haber cometido errores, sin dudas, pero en esta semana dejó en claro por qué Gallardo lo trajo. Y también lo hizo volver con la misma idea: proyecto. Enzo Pérez, por su parte, debe seguir como el emblema de este equipo. Los ciclos se hacen en base a, algunos, referentes, y el mendocino tiene que ser la base de este nuevo ciclo Gallardo.

Habrá que ver el destino de De La Cruz y Carrascal que parece que podrían buscar nuevos horizontes en breve. Bruno Zuculini fue solución en algunos momentos, pero no parece ser parte de esa base. Y acá aparecen los Paradela, los Tomás Galván, los Santiago Simón. Hay jovenes que realmente puedan ser protagonistas.

Arriba, sin dudas Braian Romero nos dio material para ilusionarnos, y eso que aún está en un período de adaptación lógico. Pero va a ser garantía y es un delantero acorde a lo que necesita Gallardo. Matías Suárez es sin dudas el más talentoso, aunque aún tiene una deuda en los partidos importantes. Seguramente, vendrán más de esos, y podrá demostrar.

Julián Álvarez es otra incógnita: su futuro podría estar en Europa. Si se queda para este nuevo ciclo Gallardo, ya sabemos lo que nos puede aportar. ¿Y qué más tenemos? Fede Girotti, sin dudas un gran proyecto, que el Muñeco lleva de a poco. Y queda claro por qué. Y cuando se gane más lugar, sin dudas va a ser fundamental su aporte. También está Fontana que aún deberá demostrar si tiene lugar o no en River, y aparecen varios juveniles en el horizonte: Londoño o Beltrán que está en Colón, pensanndo aún más a futuro

La coyuntura local

Hay que entender el contexto también: el país no está en condiciones de competir económicamente con Brasil hoy en día. Incluso hasta varios jugadores han elegido como destino, por ejemplo, Libertad de Paraguay que también da otros sueldos. Eso hay que entenderlo, más allá de la realidad económica del club que no es ajena a la del país.

River, y ningún equipo del fútbol local, está en condiciones de traer cualquier refuerzo que quieras. Es una realidad. Es imposible. Por eso, el mercado de pases de febrero es algo que podrá dar sus frutos en breve: jugadores jovenes como Vigo, Paradela, Palavecino. Jugadores que, todavía, no mostraron su mejor faceta. Sin dudas River necesitará algunos refuerzos, que deberán cumplir con ese ojo clínico que suele tener Gallardo a la hora de apostar.

El nuevo ciclo Gallardo

El mejor refuerzo que puede tener este River es que Marcelo Gallardo siga al frente del equipo. Tener al DT no es un gasto sino una inversión. Ya demostró en contadas ocasiones, que sus equipos pueden estar a la altura con cualquier nombre. Y no va a ser la excepción.

Este nuevo ciclo debe nacer ahora que ya casi no quedan aquellos que escribieron una página eterna en Madrid. Y vale que así sea. Hay que dejar atrás Madrid, para pensar en lo que viene. Un River que sin dudas va a estar a la altura porque hay una base que, con laburo, va a seguir dando sus frutos. Tendrán que venir algunos nombres quizás, y también apostar a las inferiores que tanto nos dieron en ese primer ciclo Gallardo con nombres como Montiel, Martínez Quarta o Palacios, entre otros.

En el ciclo Ramón Díaz, por caso, hubo algo similar: Libertadores, tricampeonato, Supercopa y un 1998 muy pálido para resurgir desde los jovenes: Aimar, Saviola, y las apuestas como Juan Pablo Angel (que había llegado un poco antes). A eso, apunto con lo de nuevo ciclo.

Los oportunistas que quieran apuntarle a Gallardo, dejenlos. Son eso. Son oportunistas. Mañana en la victoria estarán nuevamente sacando pecho. Ah, y con este equipo, River está totalmente en condiciones de ganar el torneo local. Sería un gran inicio de ciclo, ¿no?

Alejandro de Speluzzi
Latest posts by Alejandro de Speluzzi (see all)

Dejanos tus comentarios