El problema de River: La eficacia

El Millonario crea situaciones pero no puede convertir. Acá los detalles de cuántas situaciones generó este semestre y cuántas se gritaron.

El equipo de Gallardo ha pasado por diferentes adversidades, desde jugar un partido definitorio de Copa Libertadores con suplentes debido a un brote de Covid-19, hasta reinventarse por la salida de jugadores cruciales como Rafael Borré, Nacho Fernández y hace unos pocos días Gonzalo Montiel. Pudo recuperarse y salir ileso de la gran mayoría de sus complicaciones, pero hay una que no le da respiro: la eficacia. Con cambios de esquema, variantes sorpresivas, refuerzos y demás, River aún no puede convertir ni siquiera la mitad, de las situaciones generadas, tanto en el Torneo Local como en el campeonato continental.

Inmerso en halagos por el buen fútbol que River mostraba en gran parte de sus partidos, ahora es el más golpeado, pero no por haber bajado su nivel o no encontrar el desequilibrio de años anteriores. Sino porque hace algunas semanas atrás ya dejó de interesar si River jugaba bien o mal, lo importante era ganar y claro que para eso, hay que convertir goles. Por mucho que le pese al Millonario, son las reglas del juego. Ya carente de felicitaciones y esclavo de no encontrar la solución, el equipo de Núñez se encuentra en boca de todos y cada semana es por lo mismo. Un nivel altísimo de situaciones generadas, pero con resultados que alarman. El más grande, ha ganado solo 1 de los últimos 7 partidos que ha jugado entre Copa Argentina, Libertadores y Torneo.

River en la Liga y la Libertadores

En lo que va de la Liga Profesional 2021, solo le ganó a Unión, Lanús y Vélez, empató ante Huracán y Gimnasia y cayó frente a Colón y Godoy Cruz. Haciendo un repaso por la Copa Libertadores, de la cúal quedó eliminado ante Atlético Mineiro, River solo ganó 2 partidos en la fase de grupos, la ida ante Junior (2-1) y la vuelta ante Independiente Santa fe (2-1). Luego empató en su debut con Fluminense (1-1); la ida ante Santa Fe (0-0) y la vuelta con Junior (1-1). Por último, cayó frente a Fluminense en la vuelta (3-1). Llegando al final de su desempeño en la Libertadores, en 8avos empató (1-1) con Argentinos Juniors, lo venció en la vuelta (2-0) y terminó siendo eliminado en cuartos ante Mineiro por (3-0), tras perder en la ida (1-0).

Partido crucial para notar la cantidad de centros que genera River y aún así no puede.

Estas estadísticas nos llevan a hacer un repaso por lo que serían los datos anuales, con 96 ocasiones claras de River en Libertadores, de las cuales solo 10 fueron gol. Algo similar, sucede en la Liga Profesional, en donde el equipo de Gallardo generó 111 situaciones, pero solo convirtió 38 goles. Con este panorama, queda más que reflejado el GRAN problema a resolver del técnico de River. Pero la mala noticia para Gallardo, es que el problema del equipo no solo está en la eficacia, sino también en las fallas defensivas y la poca conducción del balón a partir del mediocampo donde faltan asociaciones entre los volantes y más precisión a la hora de buscar a los laterales o delanteros con pases claves.

¿Se puede resolver?

Si el Muñeco consigue dar en la tecla justa respecto a lo que se presenta hoy en la defensa, que ha bajado mucho el nivel y nos hace extrañar aquella línea de 4 impenetrable con Mercado; Maidana, Funes Mori; Vangioni del 2014, a pesar de su gran zaga central con Paulo Díaz y David Martínez en la actualidad. Es probable que Armani pueda volver a mantener la valla en 0. Pero también habrá que encontrar aquel “nuevo cerebro” de mitad de cancha, que conduzca el juego, genere constante peligro, el desequilibrio necesario para doblegar al rival y por supuesto, el gol. Lo que se presenta es otro gran desafío para el DT, que como afirmó en conferencia de prensa intentará con todas las variables posibles para encontrar esa pieza fundamental que es la producción de juego, para que se abra el arco como en el 2018.

Camila Peñalber

Dejanos tus comentarios