Gracias por ser hincha de River

Llegó para cambiarnos la vida. Compromiso, dedicación, entusiasmo, ganador, líder, sabio, respetuoso, son algunas de las tantas palabras que describen a Marcelo Gallardo.

Nadie se imaginaba con lo que nos íbamos a encontrar y mucho menos todo lo que iba a conseguir. Algunos juzgaron su llegada, que ilusos. Pero, ¿Quién iba a saber?. Si bien ya tenia su reconocimiento como jugador, nadie pensaba que iba a cambiar la historia para siempre. Eso sí, no tardó mucho en demostrarlo.

Año 2014. Llegaba al club luego de tener su primera experiencia como entrenador en Nacional de Uruguay. Ese mismo año levantó su primer trofeo, el primero de doce. La Copa Sudamericana, River volvía a ganar un titulo Internacional luego de 17 años de sequía, pero también, ese certamen tuvo como broche de oro eliminar a Boca en semifinales. La primera eliminación del ciclo.

Año 2015. Como si fuera poco, logró conquistar América. De la mano de Gallardo, River volvió a obtener la Copa Libertadores luego de 19 años. La final contra Tigres fue increíble, un 3-0 que dejaba en claro quién merecía coronarse. Aunque eso no es lo más recordado, ya que en los octavos de final de dicha Copa, también dejó atrás al clásico rival. Todo empezaba a cambiar, se veía que estaba para grandes cosas.

Si bien nunca logró conseguir el campeonato local, la Copa Argentina fue toda nuestra. La primera edición la consiguió en 2016 ante Rosario Central, una final difícil de olvidar. Realmente había sido emocionante. Como si fuera poco, repitió la hazaña en 2017 transformándose en bicampeón del certamen. Un título muy importante, River debía entrar como sea a la Copa Libertadores y esta era la última opción. Definitivamente, se venían cosas buenas.

Año 2018: inexplicable. 2 finales contra Boca. La primera fue en Mendoza por la Supercopa Argentina. A River lo daban por muerto, venía jugando muy mal y Boca era el favorito. Aunque todo era parte de la estrategia, suena loco, pero con Marcelo Gallardo todo es posible. El equipo jugó mal durante dos meses para que el rival no conozca nuestro juego, y así fue, River lo pasó por arriba.

Pero faltaba la Copa Libertadores, la segunda del ciclo y contra ellos. La final más importante en la historia de este hermoso deporte, en la Casa Blanca del fútbol. Esta historia ya la sabemos de memoria: River ganó 3-1 la revancha y todo parecía un sueño. Aún sigo sin poder creerlo.

Año 2019. River comenzaba el año coronándose campeón de la Recopa Sudamericana. La Copa Libertadores podría haber sido nuestra, pero se nos escapó a cinco minutos del final. De todas formas, ¿Quién podía reclamar algo?. Los hinchas recibieron al plantel como si hubieran sido los campeones. Igualmente, River no iba a quedarse sin dar la vuelta, como si el Muñeco no se lo permitiera. 10 días más tarde, el Millonario levantaba la Copa Argentina por tercera vez.

El 2020 fue complicado. La Copa Libertadores volvió a escaparse, un poco injusto, pero así es el fútbol. De todas formas, cómo mencioné antes, River no iba a quedarse sin su trofeo. Si bien se jugó un año más tarde debido a la pandemia, La Banda volvió a gritar campeón de la Supercopa Argentina, nuevamente ante los ojos de un grande. River goleó por 5-0 a Racing y demostró que quiere seguir escribiendo páginas de gloria.

A veces parezco un poco exagerada, pero realmente me siento representada. Tenemos un líder en el banco de suplentes. Un líder que pierde jugadores, pero que se reinventa año tras año como si nada pasara, un líder que ama a este club más que todos nosotros, un líder que ganó 12 finales de 16 disputadas y que todavía tiene hambre de gloria. Gracias por dedicarnos tu vida y llevarnos a lo más alto, gracias por ser hincha de River. ¡Vamos por más, Muñeco!

Victoria Cicconi
Seguime en
Latest posts by Victoria Cicconi (see all)

Dejanos tus comentarios