SUDAMERICANA 2014: EL DESPERTAR DE UN GIGANTE

Recordamos una copa histórica, desde la eliminación a Boca, hasta cortar con la sequía de 17 años

Efemérides 10/12/2020 Gustavo Gabriel López

Recordamos una copa histórica, desde la eliminación a Boca, hasta cortar con la sequía de 17 años sin títulos internacionales. La primera conquista de Napoleón.

River se clasificó a la Copa Sudamericana 2014 en mayo de ese año, tras superar por 1-0 a San Lorenzo en la final de la Copa Campeonato con un gol de Pezzella. Aquel encuentro sería histórico por ser el último de Ramón Díaz y también por prepararle el camino a Marcelo Gallardo, quien llegaría al más grande un mes después.

El viaje de Napoleón y sus tropas comenzó en Mendoza, provincia que le depararía muchas alegrías al joven DT de River, el rival era Godoy Cruz. El partido fue muy disputado y estaba destinado a ser un empate, sin embargo a pocos minutos del final, Germán Pezzella y su cabezazo letal le dieron a River un triunfo importante. La revancha en el Monumental volvería a dar vencedor al Millonario, esta vez por 2-0 con doblete de Rodrigo Mora.

En los octavos de final tocaba Libertad de Paraguay, la ida en el país limítrofe comenzó con el pie izquierdo ya que River se fue al entretiempo perdiendo por un gol. En el complemento sucedió un hecho llamativo y es que el árbitro sancionó un penal para el conjunto local, pero antes de que pudieran ejecutarlo, se cortó la luz del estadio y el encuentro estuvo varios minutos suspendido, ¿Guiño del destino o una simple casualidad? Cuando el partido se reanudó, Hernán Rodrigo López pateó el penal y lo envió afuera, y tan solo unos minutos después, Carlos Sánchez igualó el encuentro tras una jugada de Funes Mori. Libertad quedó totalmente descolocado y River aprovechó aquello para liquidar el partido a través de sus jóvenes delanteros, primero Driussi y luego Gio Simeone. Los de Gallardo volvían a Buenos Aires con una ventaja de 3-1. La vuelta en el Monumental fue un trámite y River jugando con mucha tranquilidad se impuso por 2-0, las conquistas fueron de Mercado y una vez más de Simeone.

Tremenda batalla se le vendría al equipo de Gallardo en los cuartos de final, el rival era Estudiantes de La Plata quien tenía un gran equipo y se enfrentó a River de igual a igual en ambos encuentros. La ida, en el estadio Ciudad de La Plata, comenzó 1-0 para los locales. River tuvo que trabajar y mucho para lograr dar vuelta el resultado, primero Mora igualaba el encuentro y minutos después, una gran jugada de Teo terminaba con gol de Schunke en contra. River se iba al Monumental con una interesante ventaja, pero la serie no estaba sellada.

En el duelo de vuelta, Teo Gutierrez rápidamente puso el 1-0 para los millonarios, sin embargo los de La Plata lograron dar vuelta el encuentro e igualar la serie. Los de Gallardo debieron esforzarse al máximo para volver a recuperar la ventaja, lo lograron a través de la pelota parada, Mora de cabeza puso el 2-2 y poco después Funes Mori por la misma vía sentenció el definitivo 3-2. River pasaba a semis... y se venía Boca.

10 años tuvieron que pasar para que los eternos rivales volvieran a encontrarse en un duelo internacional, curiosamente en la misma instancia que aquella Libertadores 2004. El contexto fue muy duro para Marcelo Gallardo, tanto en lo deportivo como principalmente en lo personal, ya que debió sacrificar el torneo local que venía disputándose con Racing para guardar a los jugadores titulares, y también perdería a su madre. Pero a pesar del dolor y la adversidad, el Muñeco se paró al pie del cañón y logró hacer historia. La ida vio a River plantarse en la Bombonera y someter a patadas a su clásico rival, quien en ningún momento supo como hacerle frente a la temeraria actitud del millonario. El encuentro finalizó con un empate en cero.

La vuelta en el Monumental tuvo lugar una semana después, ¿Qué decir de ese mítico encuentro? Todo hincha de River tiene grabado en su mente aquel 27 de noviembre en donde Barovero le atajó un histórico penal a Gigliotti y en donde Pisculichi dejó parado a Orión tras un brillante zurdazo que significó el único gol de la noche. El River de Gallardo vencía y eliminaba a su eterno rival, volvería a jugar una final internacional tras 11 años. Era el nacimiento de Napoleón.

LA NOCHE QUE LA HISTORIA SE DIO VUELTA

La euforia de haber eliminado a Boca aún estaba muy presente, pero a River le quedaba un obstáculo más para consagrarse campeón y ese era Atlético Nacional. Este formidable oponente venía de ser tricampeón colombiano y entre sus filas contaba con varias caras conocidas, entre ellas la de Franco Armani. El partido de ida se jugó en tierras colombianas y tal como sucedió ante Libertad y Estudiantes, River se fue al entretiempo cayendo por 1-0. En el complemento el Muñeco hizo varios ajustes y logró hacerse con el control del juego. Como recompensa se consiguió el empate, una vez más en los pies de Leonardo Pisculichi, quien con su mortífera zurda vencía a Armani. Partido 1-1 y todo se definía en casa.

10 de diciembre del año 2014, fecha histórica para el club de Núñez, era la última batalla para alcanzar la gloria. River recibía a Atlético Nacional en un Monumental que se quería venir abajo. Los dirigidos por Gallardo jugaron un gran primer tiempo y merecieron irse al descanso con algún gol, pero entre el gigante Armani y la falta de contundencia de los delanteros millonarios, evitaron que esto sucediera. Los colombianos tuvieron un par de oportunidades muy claras para ponerse en ventaja, pero en el arco de River estaba Marcelo Barovero, quien no lo permitiría.

A los 10 minutos del segundo tiempo llegó el primer grito de la noche, cuando un gran centro de Pisculichi encontró la cabeza de Gabriel Mercado. El lateral millonario venció a Armani, nada pudo hacer quien sería el futuro arquero de River para evitar la caída de su arco. Tan solo cuatro minutos después tendría lugar una jugada calcada, tiro de esquina ejecutado por la zurda de Piscu y cabezazo de un defensor millonario, esta vez Germán Pezzella, otro gol de River, 2-0 arriba y encuentro liquidado.

Los soldados de Napoleón tuvieron oportunidades para marcar el tercero, pero eso no sucedería... al menos no en esa noche. Cuando el árbitro sonó el silbato indicando el final del encuentro, el Monumental explotó: el millonario volvía a ser campeón internacional tras 17 largos años. Los jugadores celebraban con locura y el DT finalmente quebró y entre lagrimas le dedicó el triunfo a su madre, quien esté donde esté, debió sentirse muy orgullosa de su hijo, al igual que los millones de hinchas de River que eran testigos de la consagración de una leyenda llamada Marcelo Daniel Gallardo. River campeón de la Copa Sudamericana 2014... y lo mejor estaba por venir.

Todos los goles del campeón. Vídeo: CristianRP
Te puede interesar
Lo más leído

Suscribite para tener primero las noticias de El Más Grande